Translate

Friday, October 11, 2013

¿Por qué escribo? ······· _Narrativa_

Para Cabaret Desire. Octubre de 2006


Esta pregunta dejé de hacérmela a los seis años. Fue por entonces cuando escribí mi primer relato, un cuento moralizante. El cangurito feliz. Tengo un recuerdo claro de su argumento, y hoy comprendo su trascendencia, ya que aquel canguro se iba de su casa porque no le querían, se perdía en la inmensidad del bosque, se mojaba en la lluvia, pasaba por todas las penalidades posibles, y finalmente, lograba regresar a su hogar, donde encontraba el amor que ignoraba poseer. Yo huía por la fantasía de una realidad que comprendía pero que no podía ni aceptar, ni cambiar.

Soñaba con vivir en un mundo bueno y lo escribía para conseguirlo. 
Hacia noviembre 2011
Pero llega un momento en la vida en que sus daños se convierten en fantasmas que te persiguen y te torturan. La única manera de exorcizarlos tal vez sea expulsarlos del alma. Por eso de nuevo la literatura habrá de acudir en pos del corazón roto, para recomponerlo.
Sí que es verdad que cada vez que he escrito teatro he dibujado corazones rotos. Sí que es verdad que cada vez que he escrito poesía me he sumergido en el dolor de la pérdida, la soledad, la incomunicación, el egoísmo, la maldad. 
Siempre he dicho que en mi literatura aparecía mi preocupación por las personas, sus sentimientos, y los perjuicios que podían sufrir por la mezquindad de otros y sus ambiciones mal entendidas, vicios, soberbias. Egocentrismo exacerbado, en definitiva.
Ahora, tras un período profesional pleno y feliz, en donde la escritura ha tenido mucho que ver, he decidido volcar mi dedicación absolutamente a la literatura.
¿Por qué? Ha costado mucho y nada. Desde el momento en que lo decidí ha resultado un proceso fluido y natural donde todo se ha confabulado para favorecer tal fin.
Así, Úna Fingal escritora, asume a Isabel Laso actriz y creadora escénica. Ella sigue danzando con las musas por ahí. Y Úna Fingal sigue la conexión para asegurar a ambas proseguir con el deber sagrado y felizmente contraído del bardo.
¿Faceta nueva? Ni mucho menos. Yo siempre he dicho que soy una contadora de historias. La manera en cómo son transmitidas ha dependido de cada momento existencial, los formatos que se ofrecen al creador son tan maravillosos que...¿Qué más da cuál se utiliza? Lo importante es transmitir al público la emoción precisa, permitirle soñar, provocarle sacudidas a su espíritu... Lágrimas, risas, brillo en los ojos y el corazón saltando. Ver cómo su alma queda elevada. Eso no tiene precio. Y es necesario poseer mucha vocación para saber disfrutarlo.
Dos cosas me dijeron de pequeña que no he podido olvidar:
Eres una actriz nata. 
Tienes talento para escribir.
¡Vaya!
Y así ha sido.
Este artículo lo he escrito impulsada por una única razón. Dejar claro quién soy y cómo soy y qué y quién ya era. Mucho antes de antes. Mi trayectoria es modesta, pero importante para mí. Me siento orgullosa de lo que he hecho hasta ahora, y a partir de ahora ya sigo andando por otro camino, que desde luego, no es el de la amargura.
Seguiremos informando.



  

8 comments:

Miriam Asel said...

Es pot dir més alt però no més clar. Bru-tal.

Miriam Asel said...

Per cert aquesta música fa molt per l'Edna.

Vicent said...

Vas escriure a una molt curta edat, Isabel, l'Odissea d'Homer que se'n va de sa casa pensant que no el volen, potser fugint de la seua dona i amor, cap a l'aventura de la desventura de la vida sense amor i torna i troba que sí que el volien i allò que creia no tenir ho tenia.
Jo també escric per a exorcissar els fantasmes del passat i del present i, perquè no, també del futur.
M'ha agradat que hages trobat el teu camí i m'agradaria haver tingut jo alguna culpa d'això, de vegades, o millor, sempre cal patir per a aconseguir-ho.

Una forta abraçada Isabel a la família, a tu i a tothom.

Vicent

Rosana Ample said...

Una, tu intensa sensibilidad me llena de ternura. por eso, me encanta leerte! Besos

Isabel Laso said...

Gràcies Mi, que em segueixis la pista em dóna ànims per a seguir jo també...Jejejejeje!!!

Isabel Laso said...

Edna? Mmmmmmmmmmm

Isabel Laso said...

Vicent, mai et podré agraïr prou la teva companyia, sabiduria i amistat. Imaginar els finals que voldries ajuda a sobreviure.
Ets el meu amic benerat i escriptor admirat!
Continuem!;))))
Moltes abraçades a València i més per a tu!!!!

Isabel Laso said...

Rosana, gracias. A mi me ocurre igual contigo. ¡¡¡Gracias por estar ahí!!!
Besitossss!!!